quadernillos

Sobre libros y textos (segunda época)

CONDUCIENDO A CIEGAS

de Ray Bradbury

Tras el reciente fallecimiento de Ray Bradbury (cinco de Junio de 2012), quizás sea un buen momento para reivindicar varios libros escritos por él. Comenzaremos por uno de los menos conocidos: Conduciendo a ciegas.

El libro es una magistral colección de cuentos de este maestro de la narrativa corta y de la novela. Se compone de veintiún relatos en total, a los que hay que sumar una nota final, breve y en la que el autor explica las razones para escribir estos textos. Algunos de ellos con un componente autobiográfico. Otros con ese elemento terrorífico o fantástico que demuestran quién los ha escrito. Pero donde más se percibe la figura de Ray Bradbury es en la seguridad de su estilo, que consigue fijar nuestro interés mediante la descripción de unos hechos comunes y triviales en apariencia, aunque envueltos por una atmósfera singular e inquietante. Siempre nos introduce en mitad de la acción (in media res),  comenzada con anterioridad y dirigiéndonos de lleno a la intriga de cada historia.

Repasemos algunos de los cuentos. El que se titula Casa dividida, consigue la perfección expositiva gracias a un tono entrañable y emocionante. Narrando los encuentros y primeros escarceos amorosos de unos primos y primas en la casa de los tíos, Bradbury arranca esa parte de la memoria en la que se instala la experiencia de crecer e ir madurando. Ese paso de la niñez a la adolescencia reflejado en la inocencia que precede a las dudas éticas del comportamiento humano más adulto. El alto nivel de este cuento no empaña el resto del volumen.

Destacan también los de humor, como el  transparente que se origina por un encuentro fortuito de dos norteamericanos  en Florencia, y sus consecuencias sorprendentes en ¿Te acuerdas de mí?, relato en el que podríamos reconocernos en ambos personajes por vivencias similares. O en el otro extremo, el humor macabro de Ta, ti, to, teja, escalofriante como los cuentos clásicos recopilados por Hans Christian Andersen o los Hermanos Grimm, aunque resuelto en una época contemporánea y con protagonistas ancianos.

Resultan tan misteriosos como obsesivos Un trueno en la mañana, que interesa con la narración del paseo por la ciudad de un pequeño furgón que recoge basuras en la calle. O bien la visita extraña de un antiguo vecino en Hola, tengo que irme.

La demostración extrema del ciclo de la vida y de cómo todos los sucesos que se repiten una y otra vez, origina el cuento romántico (e irónico) Madame et monsieur Gancho, así como el espeluznante Nada cambia. En ambos relatos se pueden reconocer ecos de Julio Cortázar y Jorge Luis Borges.

Mención aparte merece el tema de la venganza en La rama más alta del árbol, un relato nítido en su exposición y sorprendente en su desarrollo y conclusión. Se podrían repasar los demás cuentos que completan el libro, aunque sólo evocaremos el dinamismo en el caso Un perro viejo tirado en el polvo, con una taquillera de un circo, a la vez que animadora y trapecista; una mujer menuda que enamora por su carácter y genera admiración, tanta como su destartalado circo.

Y por supuesto Conduciendo a ciegas, un canto a la imaginación, a la superación y a la vida, protagonizado por otro personaje heroico gracias a sus proezas en un pequeño pueblo, y la adoración de uno de sus habitantes, un niño conmocionado tanto como cualquiera de los  lectores de este conjunto de buenas narraciones.

 Aprovecho para destacar dos artículos recientes en torno  a  Ray Bradbury:

Anuncios

2 comentarios el “CONDUCIENDO A CIEGAS

  1. L.P.
    20 julio, 2012

    Pablo, por lo que comentas deben ser unos relatos sorprendentes.
    Me lo apunto.

    Abrazos

  2. Pablo Vázquez
    16 agosto, 2012

    Hola Loli.
    El libro es muy bueno, pero no sé si es difícil de conseguir o encontrar en alguna biblioteca. Yo no soy muy objetivo con Ray Bradbury de todas maneras.
    Si lo consigues en l abilioteca, ojalá te guste.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 26 junio, 2012 por en Cuentos y etiquetada con , , , , .

Únete a otros 249 seguidores

Perdidos

  • 5,469 despistes
A %d blogueros les gusta esto: